« Back

¡Al fin, nos vamos de camping!

24.07.2018

Había sido mi deseo durante años: llevar a toda mi familia de viaje de camping en camping. Siempre me ha parecido ideal la libertad que ofrece para nuestros dos pequeños: Jayson y Lyam. A su padre nunca le llamó mucho la atención el mundo del camping, prefería echarse una siesta en una piscina de algún hotel. No es que a mí no me guste eso, pero esta vez quería hacer algo diferente. Así que, empezamos a decidir sobre a qué destino podíamos ir todos juntos durante nuestras vacaciones en primavera y de nuevo sugerí: “¡Vámonos de camping! Alquilemos una autocaravana, nos llevamos a los niños, las bicicletas, vamos a explorar. Los peques se lo pasarán en grande, jugarán con otros niños y además tendremos la oportunidad de disfrutar de algo diferente”.

¿Adivináis qué? ¡Dijo que sí! Y decidimos visitar Marne-la-vallée y Las Ardenas Belgas.

 

Recoger la autocaravana ya supuso el comienzo de la aventura para nuestros niños. Se emocionaron muchísimo cuando la vieron por primera vez. Después de una explicación muy detallada por parte del concesionario, nos llevamos la Sun Living S 70 SP a casa para empaquetarlo todo, poner las bicicletas en el portabicicletas y hacer las camas. En la parte trasera hay una cómoda cama para dos personas en el que debajo hay un gran espacio para el resto del equipaje o “garaje”, como lo llamó el distribuidor. Por encima de los asientos hay un espacio en el que se coloca una cama, ¡que emocionante es todo esto, sobre todo lo de dormir bien alto!

Poco después empezamos nuestra ruta, ¡mi pareja Sidney parecía el Rey de la carretera! Los asientos de la autocaravana te dan una vista muy clara y una vez te sientas, ya sientes que estás de vacaciones. ¿Y los niños? Pasándoselo en grande en los asientos traseros. Jugaban y se divertían dibujando. En realidad, no se daban ni cuenta que ya llevábamos horas conduciendo. Qué comienzo de las vacaciones más relajado. Disneyland, ¡ya llegamos!

Nuestra primera parada fue en el Camping International de Jablines  a tan solo 9km de Disneyland, situado cerca de un precioso lago. Elegimos este sitio en el campo y nos sorprendimos de  lo rápido que fuimos capaces de instalarnos. Estacionamos la autocaravana, enchufamos la electricidad, sacamos la mesa y las sillas y ya lo teníamos todo listo. Por supuesto, les sacamos las bicicletas a los niños al ver que tenían la oportunidad de hacer la suya sin mamá ni papá. No hay mucho tráfico en este camping, así que me sentí cómoda dejándolos jugar por ahí.

 

 

                    

De repente mi pareja dijo: “¡Vamos a hacer una barbacoa! Sentaros y  relajaros, yo me encargo de todo” y no me lo tuvo que repetir dos veces               

Después de la cena, los niños se divirtieron mucho en las duchas del camping. Estaban realmente sorprendidos. “¿Mamá, nos hemos duchado, vestido, cepillado los dientes y nos vamos otra vez fuera?” Por supuesto, teníamos que volver hacia a la autocaravana. Caminando por el camping con el pijama puesto... fue una aventura en sí misma. En casa, a menudo, discuten cuando es hora de acostarse. Pero esta vez no fue así. Estaban agotados de tanta aventura. Los oímos reír en la litera durante un breve instante pero de repente no escuchamos nada más que paz y tranquilidad. 

Disney

¡Era el día! Nos íbamos a Disneyland Paris. La mejor sorpresa que podíamos hacerles a nuestros peques durante las vacaciones. No les dijimos nada. No sabían dónde mirar. Muchas emociones juntas. Pude disfrutarlo yo también. Estaban fascinados y preguntaban por todo lo que veían. El castillo de Disney, Mickey Mouse (¡incluso se puede tocar!). Disney es como un mundo en pequeño y yo me sentí  como una niña otra vez. Además, Sidney también se lo pasó en grande. El sol brilló todo el día, mis niños fueron felices y como padres no podíamos desear nada mejor.  

Sealife

El día después de Disney, llovió. Entonces decidimos ir a Val d'Europe, un gran centro comercial en Marne-la-vallée. No fuimos realmente de compras (aunque a mamá realmente le habría gustado) fuimos a visitar Sealife. Con sus pingüinos y peces exóticos grandes y pequeños. ¡Ojos grandes, muchos ooh y aah y mamá miran allí! Mis monitos estaban muy emocionados. Un día lluvioso y gris que finalmente se convirtió en un día lleno de descubrimientos.                      

Nuestra estancia en Marne-la-vallée  llegaba a su fin. Siguiente destino: las Ardenas belgas. Pero no podíamos irnos sin antes haber visto la Torre Eiffel. Nunca había estado allí y estábamos tan cerca... Sidney condujo la autocaravana sin problemas a través del ajetreado tráfico de París y luego, allí estaba, le Tour Eiffel. Pudimos acercarnos mucho con la autocaravana, algo que no pensábamos que fuera posible. ¡Qué vistas más hermosas!

Las Ardenas belgas

Ver la Torre Effiel me permitió tacharla de mi lista “pendiente”, así que tocaba Bélgica. Nos recomendaron el Camping Parc La Clusure en Bure. Este camping de 5 estrellas es muy reconocido y ha ganado muchos premios ANWB, ahora entendemos el porqué. Es precioso con muchos espacios, instalaciones y actividades (deportivas) para todas las edades. A pesar de los numerosos lugares para comer y cenar, todos teníamos ganas de espagueti así que hice la para 4 esta noche dentro de la autocaravana. ¡Se cocina perfectamente, hay espacio más que suficiente!

Para el día siguiente, planeamos otro viaje aventurero: ver las famosas cuevas de Han. Había escuchado muchas cosas sobre ellas y realmente queríamos ir allí. No me decepcionaron. Por dentro es casi mágico. La luz es encantadora y cada vista es mejor que la anterior si cabe. Si estáis por la zona, id a visitarlas. Me quede sin palabras. Encontramos toda la información en esta web.  website.

Sabes que llega, pero es difícil de aceptar, el último día. Tocaba volver a casa. Así que decidimos disfrutar de nosotros mismos. Comenzamos con un buen desayuno familiar. Necesitábamos un poco de energía ya que íbamos a ir en bicicleta. Mis 3 hombres se lo pasaron en grande al comenzar el día con tanta actividad  y el tiempo que pasamos juntos en familia fue increíble. Pasamos por un zoológico o más de un Wildpark y, por supuesto, lo visitamos. Los animales corren libres y un pequeño tren te lleva a través del parque para verlos. Nada te transporta a una aventura como pasear por estos paisajes. 

Desde las b, volvimos a casa. Estábamos disfrutando del viaje y recordando los aspectos más destacados de nuestras vacaciones diferentes. El paisaje, las actividades, lo que habíamos hecho en familia... Sidney es entusiasta y realmente lo disfrutó. Ir de camping es mucho más divertido de lo que esperaba. ¿Y los niños? Quieren ir de nuevo la próxima semana. ¡No importa dónde, mientras puedan caminar otra vez por los campings en pijama!

 

Sandra, Sidney, Jayson y Lyam.