« Back

Escalada, pesca de cangrejo y tres niños

03.12.2018

En nuestra familia hemos estado hablando durante mucho tiempo acerca de llevar a los niños de vacaciones en una autocaravana. Los fantásticos beneficios de la flexibilidad y la capacidad de viajar sin tener que hacer y deshacer las maletas y poder conocer diferentes lugares.

 Nuestros amigos, que ya han viajado en una autocaravana, nos han dado un feedback muy bueno. Pero con tres niños pequeños es un gran desafío. ¿Seremos demasiados? ¿Se caerán y se harán daño? ¿Habrá espacio para tres asientos infantiles? ¿Funcionará si todos duermen en la misma habitación durante todas las vacaciones? Nos decidimos por una Sun Living S75 SL. Con cinco asientos con cinturón y varias camas, parecía el vehículo adecuado para nosotros.

Nuestra hija mayor, Sally, que tiene cuatro años, ha estado hablando de la autocaravana durante varias semanas. Parece estar muy emocionada tanto por las vacaciones como por viajar en autocaravana. Nuestros gemelos de dos años, Harry y Frank, son todavía demasiado pequeños para entender lo que está pasando, aparte de que sus padres están empacando muchas bolsas y maletas.

Enseguida nos dimos cuenta de que con todas nuestras cosas empaquetadas no ocupábamos ni la mitad de la autocaravana. Cuando paramos para dormir la primera noche, estábamos tan cansados que nos dormimos inmediatamente en cuanto estacionamos.

Los niños estaban entusiasmados por despertarse en la autocaravana y, aunque un poco mareados, quisieron explorar todos los compartimientos de almacenamiento y rincones de la Sun Living. Después del desayuno cogimos una mochila y nos dirigimos hacia el bosque. Nos quedamos cerca de la autocaravana  porque creímos que era bueno para los niños se familiarizaran con el lugar, que sería su casa durante las próximas semanas. De vuelta en la autocaravana, los niños parecían sentirse como en casa. Jugamos durante la tarde con los juguetes que trajimos de casa y disfrutamos de estas vacaciones.

Escalada “preescolar” en el peñasco de Häller

La comunidad de escalada es tan acogedora en general, y no es raro que las personas lleven a sus hijos a los peñones para pasar el día jugando en el bosque, haciendo picnics y socializando con otras familias. Nos aseguramos de hacer nuestra propia escalada cuando la mayoría de los niños duermen, y nos ayudamos mutuamente jugando con los niños que están despiertos. Los bosques y los peñones brindan una sombra agradable en este día caluroso, y mientras caminamos de regreso a la autocaravana, hablamos de la maravillosa libertad que se tiene viajando en una autocaravana y la posibilidad de adaptarse cada día al tiempo y a tu estado de ánimo.

Durante los próximos días hará una temperatura de 32 grados, por lo que decidimos conducir hacia el mar y pasar el día en la playa. 

Pesca de cangrejos y cena en las rocas en Ramsvik.

Dormimos bien en la autocaravana a pesar del calor tropical de la noche. Con las ventanas y  la trampilla del techo abierta, tuvimos la suerte de que pasaba una agradable brisa marina y nos levantamos perfectamente para pasar un día de descanso en la playa. Al viajar con niños pequeños en unas vacaciones de escalada se tienen que planificar muchas actividades para que se diviertan. Por maravilloso que sea el bosque, a nuestros niños les encanta jugar en el mar, y pescar cangrejos es muy divertido. Después de este precioso día, estamos muy contentos y emocionados de estar en una autocaravana ya que es realmente relajante poder dormir a la orilla del mar, con el sonido de las olas y las aves marinas. Además, estar cerca de la diversión de la playa y, al mismo tiempo, tener un lugar para comer y dormir aparcado allí es un lujo. Con esta sensación, nos dormimos y recargamos las pilas para la próxima aventura de escalada.

Días de escalada para niños con amigos.

Tenemos amigos que tienen una casa de verano en la zona, por lo que durante unos días nos quedamos en nuestra autocaravana con ellos. Una autocaravana hace que sea fácil pasar la noche con otras personas, porque no nos sentimos agobiados en ningún momento. Estar todos juntos durante tantos días hace que nos ayudemos mutuamente a cocinar mientras los pequeños juegan fuera. Para nosotros, los adultos, es agradable socializar con nuestros amigos durante unos días y simplemente disfrutar de nuestras vacaciones.

 

 Nos sorprende que nos hayamos adaptado tan bien al cambio de vivir en nuestra casa en la que tenemos muchos dormitorios y áreas de juego. Obviamente, a veces se pelean un poco más de lo normal, porque juegan muy juntos en la autocaravana, pero durante las comidas  y  la hora de ir a la cama no tenemos ningún problema. Los cinco dormimos en la cama grande en la parte trasera de la autocaravana. Es más ancha que una cama doble estándar. Aunque hay varias camas en la autocaravana, es muy divertido dormir todos juntos, sin que nadie se queje de estar apretados.

Estar preparados para lo inesperado y nuestro último día de escalada.

A veces como padres, no puedes estar a todas. Nos dimos cuenta de esto cuando empezó a caer un fuerte diluvio cuando estábamos en el área de servicio y simplemente conducimos hasta llegar hasta nuestra área de parking para pasar la noche.  Los niños no tardaron demasiado en ponerse las botas y salir a jugar bajo la lluvia torrencial. Corrieron, saltaron, rieron y gritaron. Al final, quedaron completamente empapados y fue en este momento cuando los dos sentimos que la autocaravana era nuestra salvación. Les quitamos toda la ropa empapada, los pusimos a la ducha y luego se metieron en la cama sin poder parar de reír de lo que disfrutaron. Nunca creímos que pasar unas vacaciones en una autocaravana nos llevaría a vivir tal aventura, pero es así como se viaja con niños, nunca puedes saber el momento exacto en que vivirás un recuerdo inolvidable. Gracias a la autocaravana, pudimos dejarlos jugar libremente bajo la lluvia sin tener que preocuparnos de cómo los pondríamos en sus asientos de automóvil nuevamente.

Pero después de la tormenta llega la calma. En el último día de escalada fuimos a un peñón en el que pudimos aparcar allí mismo. No es lo común, porque muchos están lejos de la carretera. A bordo de una autocaravana te sientes muy lujoso de poder preparar la comida, descansar en la cama y beber café en la sombra bajo el toldo entre montañas. Nos detenemos durante unos instantes a pensar que no queremos empezar a conducir de regreso a Jönköping.