« Back

Vacaciones en autocaravana vs Vacaciones en el mar

28.01.2019

Somos una familia que ha cambiado el rumbo. Solíamos salir a navegar durante nuestras vacaciones, pero esta vez escogimos marcharnos en una autocaravana.

Fue un comienzo relajado; Aparcamos la autocaravana detrás de nuestra casa y empezamos a cargar nuestro equipaje. Llenamos los amplios armarios de ropa, la nevera de comestibles y como ahora podemos, cogimos juguetes y juegos para los niños ya que tenemos mucho espacio. Es viernes por la tarde y, tan pronto como recojamos a nuestro hijo del colegio, nos vamos. ¡Alemania allá vamos!

Un atasco terminó con nuestro buen comienzo, pero no permitimos que arruinara nuestro estado de ánimo. Disfrutamos de la conducción y de nuestros hijos, Stijn de 5 años  y Anna de 2, jugaban en la parte de atrás. Decidimos parar y cenar primero para poder continuar nuestro viaje después del intenso tráfico. Las vacaciones realmente habían comenzado.

Después de 175 km y en la oscuridad llegamos a la zona de camping de Ponyhof Leiting.  Unos amigos nos dijeron que una estancia de una noche allí era gratuita. Dos autocaravanas más ya estaban allí, así que decidimos aparcar junto a ellas. La cama gigante en la parte posterior de nuestro Sun Living era para los niños. Podíamos cerrar la puerta para poder tener la sala de estar sola para nosotros. Encendimos la calefacción, tomamos una copa y jugamos a un juego. En ese momento la autocaravana se convirtió en un sitio muy acogedor. Cuando fue hora de irse a la cama, bajamos la cama sobre el salón y subimos. Hacía mucho tiempo que ninguno de nosotros dormía tan alto šŸ˜Š.


La mañana siguiente desayunamos juntos en familia. Tan pronto como Ponyhof abrió sus puertas, los niños entraron al área de recreo. Fueron múltiples paseos en ponis adorables y jugar alrededor de la autocaravana les resultó muy divertido.

Una autocaravana ofrece mucha más libertad para disfrutar y es muy diferente a  navegar con los niños.

Cuando navegas, los vigilas continuamente, los chalecos salvavidas, cambias pañales bajo un techo inclinado, avanzas, atracas y te diriges a mar abierto, etc. mientras que en la autocaravana te sientes mucho más como en casa.

El amplio garaje de Sun Living ofrecía espacio para todas nuestras bicicletas. Así que a última hora de la tarde nos dirigimos hacia la pequeña ciudad y cenamos en la pizzería local. A Stijn le encanta ir en bicicleta por su cuenta en Alemania y, para ser sincero, estoy muy orgullosa de él.

El domingo partimos hacia la región eiffel. Max conducía suavemente la autocaravana mientras yo revisaba los posibilidades lugares de aparcamiento para esa noche. Elegimos un camping y conducimos allí. Se encontraba en un valle en un pequeño arroyo. Después de un maravilloso paseo llegamos. No estaba tan lleno y el dueño obviamente estaba cansado, era fin de temporada. Esto no arruinó nuestra diversión y mientras los niños jugaban en el área de juegos frente a la autocaravana, nosotros podíamos relajarnos bajo el agradable sol de otoño. Por primera vez durante el viaje, preparamos nuestra cena dentro de la autocaravana.

En una Sun Living realmente te sientes como en casa. Lo tienes todo a mano.

Finalmente salimos a caminar por el bosque la mañana siguiente. Los hermosos colores de la temporada, las setas y las vistas perfectas del paisaje... ¡Esto es lo que esperaba!

Después de eso continuamos nuestro viaje a Trier, donde encontramos un buen lugar para autocaravanas en un viñedo. Esa tarde nos quedamos cerca de la autocaravana, jugamos, hicimos la cena, nos duchamos y nos acostamos. Al día siguiente fuimos en bicicleta al encantador centro de Trier. Merece la pena visitar esta ciudad con sus edificios auténticos y su agradable ambiente de pueblo. Por supuesto tomamos el pequeño tren que realizaba un recorrido por la ciudad. Y para celebrar el día festivo, una vez más, comimos pasteles dulces.

Antes de volver a nuestra Sun Living, recogimos algunos comestibles pequeños. Una vez regresamos, guardamos las bicicletas en la parte de atrás y nos dirigimos a la siguiente parada de nuestra lista: Francia. Esa misma tarde, los cuatro disfrutamos de la piscina climatizada en un camping en Saverne. Decidimos quedarnos allí dos noches. Visité el bonito pueblo, disfruté de su paz y tranquilidad y me bañé alguna vez. El verano realmente había terminado y comenzaba a hacer más frío. Pero no nos molestaba.

La autocaravana Sun Living es muy acogedora, cálida y con todo el confort necesario a bordo, estamos convencidos de que puedes viajar todo el año con esta autocaravana.

Después de 2 días de descanso, la autocaravana nos llevó a la ciudad de Luxemburgo. Aparcamos en el centro de la ciudad y visitamos el Bock Kazematten. Junto a los niños, buscamos cañones mientras disfrutábamos de las hermosas vistas de la ciudad. A continuación, decidimos tomar una copa en el centro antes de dirigirnos al camping más cercano. Nuestro lugar estaba al lado del patio, así los niños podía divertirse mientras preparábamos la cena.

La mañana siguiente nos levantamos muy temprano. Se acercaba el final de las vacaciones, pero no terminarían sin antes visitar Plopsaland en Coo. Nuevamente, las vistas panorámicas en el camino nos hacían disfrutar de cada minuto de nuestro viaje. Aparcamos cerca del parque temático y encontramos una buena cafetería para tomarnos una cerveza belga muy merecida. Al día siguiente, los niños disfrutaron de toda la diversión de Plopsaland mientras nosotros disfrutamos de ver sus caras de felicidad.


Esa misma noche volvimos a los Países Bajos (Holanda). Como había una buena distancia, decidimos hacer una escala más para pasar la noche. Ya era bastante tarde cuando llegamos a Eurocamping en Vessem y, en cuestión de minutos, todos se quedaron profundamente dormidos. La mañana siguiente nos recibió con una cálida bienvenida. Los niños recibieron libros para colorear y poder jugar durante el camino. Mirando afuera, veíamos que este camping era digno de mención a vuestros amigos: varias piscinas exteriores, juegos infantiles, una pista de tenis ... ¡Y todo por solo 10 €!

Llegamos a casa alrededor del mediodía. Las vacaciones se habían acabado. Limpiamos la autocaravana y descargamos el equipaje. Lo que era bastante decepcionante para Anna y Stijn. Les encantaría "moverse" en autocaravana. ¡Misión cumplida!

Max, Maureen, Stijn y Anna